Historia

La Congregación Hijas de San José adquirió un solar de 6.000 metros cuadrados, situado entre la avenida Duquesa de Villahermosa y calle Unceta, en el Barrio zaragozano de Delicias.

La intención era construir un Colegio para poder responder al objetivo, que desde su llegada, les había propuesto el Sr. Arzobispo de Zaragoza, que era educar la niñez del Barrio. Las Hermanas tuvieron muy claro desde el principio que iban a responder a ese objetivo, desde la misión de la Congregación: vivir los valores de Nazaret y trasmitirlos en la educación, enseñar a celebrar el trabajo bien hecho y crear en él fraternidad. Tuvieron muy presente el deseo y la intención del Fundador, el Padre Francisco Javier Butiñá: hacer presente el Taller de Nazaret.