SALIDA CULTURAL: TALLER DE PERCUSIÓN FLAMENCA “TIRITITRÁN” 3º DE E.S.O.

El 8 y 9 de marzo, los alumnos de 3º ESO fueron al Caixaforum para realizar el taller de percusión flamenca “Tirititrán”. Fue una experiencia única y divertida para ellos y para los profesores, que también participaron. El taller duraba dos horas, aunque se hizo corto, y nos lo impartió un genial músico que, además, era Rubén García, antiguo alumno de nuestro colegio!

Lo primero que hicimos fue “calentar” las manos golpeando y experimentando con el cajón flamenco, o mejor deberíamos decir cajón peruano, ya que su país de origen es Perú. En el flamenco, y especialmente en España, su uso está muy extendido gracias a que el guitarrista Paco de Lucía lo trajo desde Perú a nuestro país.

Luego llegó el momento de aprender uno de los compases característicos del flamenco, el de 12 tiempos, en el que se incluyen estilos o palos flamencos como la bulería, la soleá, o el que practicamos en el taller, las alegrías. Para ello empezamos contando hasta doce y luego añadimos los acentos, marcando más fuerte los tiempos correspondientes a los números 3, 6, 8, 10 y 12. A continuación, marcamos los tiempos con el cajón, tocando en la parte de arriba (agudo) en los tiempos no acentuados y en el medio (grave) los tiempos acentuados. Tras practicar un par de veces la cosa empezaba a sonar cada vez mejor…

En la pared se proyectaron con el cañón varios dibujos como el primero que vimos, en el que una colorida ave, un flamenco, acude al médico porque le duele una pata, y es que le han dado un fuerte pisotón, y la doctora le dice cantando al compás: “vaya pisotón, vaya pisotón, pisotón, pitón”. Este ritmo coincidía con 1-2-3  4-5-6  7-8  9-10 11-12. Después intentamos hacer las dos formas de compás de manera conjunta. Un grupo hacía el ritmo base y el otro la variación.

Y para rematar aprendimos otra variación para hacerla con las palmas, que se corresponde con lo que le contesta el pobre flamenco a la doctora: “Ay que dolor, ay que escozor, que dolor, que escozor, señor”. Y luego, hicimos entre todos las tres formas diferentes de acentuar el mismo compás que hemos aprendido: el ritmo base en el lateral del cajón, la primera variación en la tapa de éste y la segunda variación con las palmas. Todo iba sonando…

Para terminar hicimos una variación al final de compás llamada cierre, que consiste en un cambio en el compás que indica que va a pasar algo después y que cambia la estructura del cante, baile o toque. En este caso el cierre se correspondía con lo que dice la doctora: “Creo que me pica la nariz…que me pi…que me pica…la nariz”.

Después vimos proyectada la letra de unas alegrías escrita y escuchamos el cante de su típica introducción con el “Tirititrán, trán, trán…tirititrán, trán, trero”. Posteriormente escuchamos también cómo esta letra encajaba con los ritmos que habíamos tocado con el cajón.

Al finalizar la actividad, vimos cómo en el mismo hospital, tanto la doctora como el flamenco y el resto de pacientes se ponían a bailar. Y es que ¿hay mejor manera de curar las penas que con música y alegría? Y nunca mejor dicho…¡con flamenco y por alegrías! ¡Óle!

Posted by Hijas de San José in Galería imágenes, Inicio, Noticias, Última hora